Videojuegos: una nueva era. Otra vez.

 

fotograma del documental indiegame

En los últimos años el mundo de los juegos está sufriendo una profunda renovación que cada vez más tiene tintes de revolución. Hoy leía la noticia de cómo EA, ha finiquitado tres de sus más importantes juegos sociales en Facebook, que junto a los que Zynga ya cerró en su día, indica que los juegos sociales parecen haber iniciando una carrera hacia su fin, provocado seguramente por el cansancio de sus más adeptos jugadores ante la escasa evolución y la falta de nuevas e interesantes propuestas. Además, el impresionante auge de las plataformas móviles en los últimos dos años ha propiciado el impulso brutal de desarrolladores independientes que han puesto alguno de sus juegos a la cabeza en descargas de las diferentes tiendas de aplicaciones. Ésto junto al desarrollo de nuevas propuestas de hardware y su intención de competir directamente con gigantes como Microsoft o Sony, o las más que interesantes plataformas en la nube de compañías como Valve, hace que el horizonte que se avista en el sector sea apasionante.

Mucho está cambiando. Dispositivos para el salón como Ouya, la consola que funciona bajo Android y que consiguió más de 10 millones de dólares de financiación en Kickstarter, parece haber convencido, al menos de momento, a una gran masa de jugones ansiosos por comenzar a disfrutar de nuevas propuestas. Ouya además es abierta, lo que permite que cualquier desarrollador independiente pueda subir sus creaciones al market de la consola e intentar así convertir su juego en el nuevo hit del momento. El dispositivo promete ser una plataforma cuyo diseño permitirá crear juegos de manera más económica y eficiente, lo que sin duda provocará un aluvión de nuevos creadores y creaciones.

foto de la consola ouya

Dentro del abanico de nuevo hardware, Gamestick es algo similar a Ouya. Nacida también en Kickstarter, sus desarrolladores nos prometen que es la consola portátil más pequeña que existe con capacidad de conectarse a la tele de tu salón. El dispositivo se carga a través de un usb stick que lleva conectado y el cual puedes llenar con los juegos que desees. Una vez lista se sincroniza con tu televisor para que puedas disfrutar de los juegos en HD, sin levantarte del sofá y en todo su esplendor. Al igual que Ouya, cualquier independiente podrá crear sus juegos para la consola lo que hace aumentar aún más el abanico de posibilidades en un futuro cercano. Y si hablamos de jugar en la nube, las propuestas son sólidas y cada vez más se convierten en una clara opción. Onlive por ejemplo lleva ya mucho tiempo ofreciendo el pago por suscripción a su servicio de juego en la nube y ofrece un extenso catálogo, incluyendo nuevos lanzamientos, de los que puedes disfrutar a través de diferentes dispositivos, incluidos tu móvil o tablet. El hardware desaparece de tu salón y tan sólo necesitas un mando para poder disfrutar de la experiencia.  El equipo de Valve a través de su servicio en la nube Steam proponen algo similar, poniendo a disposición de los más jugones su extenso catálogo de juegos, entre los que destacan algunos que ya son considerados de culto.

 

Toda esta revolución se plasma en el documental Indie Game: The movie, que en el año 2012 consiguió ganar en el festival de Sundance. El docu retrata el día a día de varios desarrolladores independientes de videojuegos, su pasión y el enorme esfuerzo que requiere luchar contra los gigantes del sector y conseguir posicionar alguno de sus juegos en los primeros puestos de desacargas. Todo indica que los cambios y la evolución que el sector sufre van a más cada año que pasa. Los grandes preparan sus nuevas consolas mientras que los servicios y propuestas independientes continúan creciendo y el número de jugadores en todo el mundo aumenta de manera imparable.

Hay y habrá público para todo pero lo que es indudable es que tras todos estos cambios los que sin duda salimos ganando somos nosotros, los jugones.

 

Deja un comentario

*
* (prometo no publicarlo)