Todos queremos ser como Apple

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=jOdu2kJelb4[/youtube]

Entrada publicada originalmente en Barcelona’s Chiringuito, el 6 de septiembre de 2010.

Lo que sucedió el sábado pasado en la inauguración de la primera Apple Store en España fue algo que estábamos acostumbrados a ver desde la lejanía, cuando las televisiones informaban de las largas colas y las interminables esperas a las puertas de las tiendas en Estados Unidos. A lo sumo, en España, el lanzamiento de alguno de sus productos había provocado que unos cientos de personas esperaran impacientes delante de las tiendas de telefonía móvil horas antes del lanzamiento de una novedad. Pero lo del sábado fue algo que no estamos acostumbrados a ver, ni a vivir.

Casi mil personas esperaban a las puertas de la nueva Apple Store en el Centro Comercial la Maquinista de Barcelona, algunas de ellas habían pasado la noche para ser los primeros en entrar. Minutos antes comenzaron los cánticos y las ovaciones, los gritos de ánimo y los aplausos. Incluso los vendedores, al más puro estilo hollywood salieron a chocar manos con clientes a los que casi se les saltaba las lágrimas de la emoción. A la entrada regalaban camisetas pero parecía que regalaban iphones, porque todos los que allí se agolpaban estaban absolutamente eufóricos. Los vídeos que podéis ver en youtube no tienen desperdicio. Son tan surrealistas que te hacen pensar si no nos hemos vuelto locos.

Pues parece ser que no. Que la gente estaba bastante cuerda. Lo que miles de personas viven con Apple no tiene nada que ver con clientes satisfechos ni con enajenaciones mentales transitorias; tiene que ver con fans. Y eso es precisamente lo que muchas marcas anhelan tener pero pocas, muy pocas, llegan a conseguir; me atrevería a decir que Apple es la única marca en el mundo que lo ha logrado a un nivel tan increíble.

Marcas y publicitarios vemos con envidia lo que Apple ha creado a lo largo de todos estos años. Y desearíamos tener la fórmula. Pero existe un problema que no es nada fácil de aplicar pero creo que sí de explicar: Apple está demostrando cuál es el márqueting del siglo XXI, mientras muchos continuamos utilizando técnicas del siglo pasado. Técnicas que, por su naturaleza, es evidente que funcionan bien. Que cumplen unos objetivos. Que ofrecen resultados. Pero que lo hacen a corto plazo. Y a diferencia de lo que Apple ha construido de manera sólida a lo largo de toda su trayectoria, son estrategias que no están pensadas para construir marcas y enamorar, no tienen como meta conseguir legiones de fans que se vuelvan locos por tu producto. Están destinadas a fucionar hoy, pero nadie sabe si lo harán mañana .

Vivimos un momento en el que se esperan resultados cortoplacistas a todos lo niveles. Y cada día va a más. Una campaña puede construir imagen y vender mucho, pero si no vende lo que se espera, muere. Y vuelta a empezar con otra campaña nueva. Así una y otra vez. De manera intermitente. Con buenos resultados en ventas pero con poca coherencia en cuanto a mensaje e imagen de marca. Y eso, a la larga, jamás conquistará los corazones de millones de personas.

Así que dentro de 10 años muchos se seguirán preguntando por qué ellos no, y Apple sí.

Deja un comentario

*
* (prometo no publicarlo)