Televisiones muy listas, muy interactivas y ¿muy lejanas?

 

Hace un par de días leí este artículo en gizmología sobre las emisiones en prueba de una televisión interactiva japonesa, que comenzarán en 2013. Si no fuera por la demo que puede verse en el vídeo de arriba pensaría que se trata de otro intento de vender el concepto de tele interactiva que en los últimos años tanto hemos escuchado y que ha resultado ser un fracaso en la gran mayoría de ocasiones. Pero nada más lejos de la realidad. Esto ya es algo más serio. Se trata de Hybridcast, o televisión híbrida, donde se emite contenido simultáneo con información extraída directamente de internet, lo que permite visualizar contenido adicional sobre aquello que se está vieno; por ejemplo, estadísticas de cada uno de los jugadores de un partido de fútbol mientras estos se mueven por el campo. Juzgad vosotros mismos, las posibilidades a partir de aquí son infinitas.

La tele ya no es lo que era. Eso es cierto. Se ha convertido en un ser complejo, con una lista de canales interminables que además tratándose de España, con la TDT, son basura en la mayoría de casos. Ver televisión es ya un concepto amplio, digital y según el receptor que utilices en casa, cada día más personalizado. Yo por ejemplo llevo unos meses utilizando TiVO de Ono que permite tener una experiencia más ordenada y adaptada a tus gustos, con acceso no sólo a los contenidos que se emiten a través de las cadenas que tienes contratadas, sino también la posibilidad de ver programación a la carta gratis y de pago, o disfrutar de contenidos de diferentes sitios web. Todo esto, además, lo puedes grabar fácilmente o puedes dejar que el TiVO te grabe programación sugerida porque aprende de tus gustos, lo cual no está nada mal. En pocos años hemos pasado de ser seres de comportamiento pasivo delante de la tele a ser seres “semiactivos”, pudiendo escoger lo que queremos ver en el momento que queremos verlo. Y digo “semiactivos” porque a día de hoy los niveles de interactividad con ese contenido, si lo comparamos con las pruebas japonesas que tenéis arriba, todavía quedan lejos de nuestro alcance, y tiene pinta que aún tardarán muchos años en llegar por aquí.

Si miramos fuera de nuestras fronteras, la aparición de productos, conceptos y aplicaciones reales que mejoran el nivel de personalización del contenido, van en aumento . Por ejemplo, una de las últimas apps que he podido ver es Peel, un sistema que viene con un pequeño dispositivo físico con el que puedes clasificar según tus gustos la programación de las cadenas, independientemente del operador con el que estés. El dispositivo te hace una selección de aquello que cree que podría interesarte y te configura una guía personalizada. Vienen a ser como una guía de televisión, pero inteligente. Y no sólo eso, sino que aprende de lo que ves, y cada día que pasa la selección intenta ser mejor.

 

Otras propuestas de aplicaciones van encaminadas a crear una experiencia más social, como por ejemplo Zeebox de la que ya he hablado en alguna otra ocasión en Barcelona’´s Chiringuito, blog donde colaboro habitualmente. Zeebox te permite conectar con amigos en tiempo real, y comentar con ellos lo que estás viendo, haciéndolo a través de tus redes sociales favoritas así como encontrar, también en tiempo real, información adicional sobre el contenido que ves.

Las propuestas continúan apareciendo. Las posibilidades de personalización de la televisión van en aumento cada día que pasa. Muchos las disfrutamos ya y otros irán entrando poco a poco. Sin embargo estamos lejos todavía de tener con la tele una experiencia interactiva total. Y aquí es cuando me surge otra pregunta, ¿será necesario? ¿estamos preparados para aumentar nuestro nivel de actividad frente a la tele cuando en realidad lo que queremos al llegar a casa es tumbarnos en el sofá y tener un compartimiento pasivo o semipasivo? Sólo el tiempo lo dirá.

Deja un comentario

*
* (prometo no publicarlo)