Productos-concepto que imaginan el futuro

Existe toda una tipología de productos que no verás en ninguna parte. O por lo menos no en un período de tiempo corto. Se les denomina productos-concepto y son todos aquellos que intentan imaginar cómo será el futuro. En su gran mayoría son productos con una base real, que intentan plasmar en un dispositivo los diferentes avances tecnológicos que se están produciendo en un campo concreto e incluso las innovaciones que se preveen que se producirán. La red está llena de vídeos donde se muestran, pero sólo unos pocos merecen entrar dentro de la categoría de “productos a tener en cuenta” ya que por sus características pueden llegar a convertirse en realidad.

SWYP (See what you Print) parece una impresora real pero no lo es. Es un proyecto conceptual realizado por el estudio Artefact. Su particularidad es que la tapa de la impresora es, a su vez, pantalla táctil lo que permite seleccionar y retocar los documentos a tu antojo dejándolos tal y como van a salir impresos en papel. Eso sumado a su capacidad de estar permanentemente conectada a tu redes sociales hace que escoger fotos de tu cuenta de flickr e imprimirlas sea un juego de niños, bastante divertido por cierto.

 

Artefact ya nos sorprendió en su momento con Camera Futura, la cámara digital del próximo milenio. Un prototipo que dio mucho que hablar en la red donde el objetivo y el cuerpo de la cámara podían ir por separado y conectarse vía blutooth. La clave era poner el sensor (¡¡¡de 32 megapixels!!!!) en el interior del objetivo, pudiendo hacer fotos en situaciones imposibles y subirlas después a cualquiera de tus redes sociales. Y para colmo, además, el cuerpo de cámara sin el objetivo se convertía también en teléfono móvil.

 

Y hablando de móviles, fue la gente de Mozilla Labs la que intentó hace ya un año imaginar cómo sería el móvil del siglo XXI. Un prototipo que además de funcionar como smartphone se convertía también en proyector táctil capaz, entre otras cosas, de proyectar un teclado interactivo sobre la mesa de tu escritorio. Por lo que sé, todavía no hay un modelo de teléfono igual en el mercado, pero la idea de incorporar mini-proyectores a los dispositivos electrónicos la ha hecho realidad Sony, incorporando uno a sus nuevas cámaras de vídeo que permiten proyecciones de hasta 62pulgadas. Así que no pasará mucho tiempo hasta que otras marcas de otros sectores comiencen a hacer lo mismo.

 

Rogge and Pott fue el estudio de diseño detrás de uno de los productos conceptuales que más dieron que hablar el año pasado en la red. Su RE-35 era una de las ideas más brillantes en el campo de la fotografía y prometía sacar de los cajones millones de cámaras de fotos analógicas. Se trataba de un dispositivo con forma de carrete tradicional de 35mm pero que en realidad oculta la innovadora tecnología Flexisensor (fake!), un sensor sensor digital flexible cuyo carrete contenía además una memoria flash incorporada, lo que le permite guardar las fotos. Tan sólo instalándolo puede hacer que cualquier cámara analógica vuelva a la vida. Millones de fans románticos no tardaron en empezar a desempolvar sus viejas cámaras reflex pensando que esa era la gran solución a sus graves problemas de nostalgia.

Fue tal el revuelo que Rogge and Pott tuvo incluso que aclarar en su web que, en realidad, se trataba de un prototipo conceptual y que si estuviera en sus manos hacer algo así, ya lo habrían hecho. Amablemente invitan a cualquiera de los fabricantes de cámaras fotográficas a sumarse al proyecto e intentar hacerlo realidad.

Una pena. Porque entre esos románticos que tienen sus viejas analógicas olvidadas en un cajón, también estaba yo.

4 Comentarios

  1. Peter Mike Sierra:

    Sobre el RE-35, carrete digital para cámaras, estoy seguro que es posible llevar a cabo ese “proyecto” si lo hubiera, pues hoy en día se hacen cosas mucho más complejas y funcionan, un marca-pasos para el corazón humano es bastante delicado y complejo, sin embargo ahí está, pero supongo que aún cuando ese “invento” del RE-35 fuera cierto no creo que lo llevaran a efecto, pues conlleva la pérdida en ventas de muchas cámaras fotográficas ya que como se dice se desempolvarían las analógicas, aunque con el tiempo la gente seguiría de nuevo a la digital acompañada de la analógica.
    La idea es buena para la gente de a pié, pero ¿lo será para las empresas de cámaras digitales?

    • tomas:

      Buen punto Peter. También estoy convencido de que es posible llevar a cabo el proyecto. No sé si hay intereses comerciales o no pero seguro que muy pronto lo veremos hecho realidad. Saludos.

  2. diego:

    yo creo que el Re-35 si se puede llevar a termino y no creo supusiera perdidas para las empresas de camaras digitales ,mas bien creo que la gente que lo compraria serian o bien aficionados , o profesionales

Deja un comentario

*
* (prometo no publicarlo)