Por sus twits los conocerás

Me he dado cuenta de que la gente, cuando es idiota, sigue siéndolo por Twitter o por Facebook. No importa ni los miles de followers que tengan ni los miles de tweets que escriban al día. Si los sigues y son idiotas en casa, con el tiempo te das cuenta de que también lo son en Twitter.

Hace ya mucho tiempo comencé a seguir a un personaje muy conocido en la blogosfera. Empecé a seguirlo por inercia, porque tenía muchos followers y se suponía que era alguien de referencia a quién seguir.  Pues bien, hoy ha puesto un twit que me ha confirmado lo que venía sospechando desde hace unos 150 twits aproximadamente; que es un perfecto idiota y que aporta muy poco a la comunidad twitera. Así que le acabo de hacer un unfollow como una catedral.

Y es que las redes sociales tienen la genialidad de ocultar por un tiempo tu verdadera personalidad y de ofrecer al resto del mundo una imagen de ti absolutamente parcial y equivocada. Pero eso, como también sucede cuando conoces a alguien personalmente, no es eterno. Si es un buen tipo lo acabas sabiendo con el paso de los días. Y si es un idiota, también. Ese halo de buenrollismo que muchas veces destila la red es sólo temporal. Porque si somos de una manera, con red social o sin ella, se acaba sabiendo.

Mi consejo: sigue a todo aquel que te resulte interesante. Si crees que lo es, síguelo sin dudarlo. Lee sus tweetes. Mantén el diálogo. Twittea. Retwittea. Y sobre todo, sobre todo, no tengas miedo de utilizar el botón de unfollow si alguna vez decides que ya no interesa. No te cortes. Hazlo. Ese gran rectángulo de color rojo resulta muy agradable pulsar cuando un día te das cuenta de que alguien en el que empezaste a confiar, es en realidad un idiota monumental.

Llegados a este punto, si eres un buen tipo, simplemente no habrás hecho nada. Pero si eres idiota posiblemente estarás utilizando alguna de los muchas formas que hay en la red para saber si ha sido a ti a quién he dejado de seguir :-)

Deja un comentario

*
* (prometo no publicarlo)