Plantar un árbol. Tener un hijo. Escribir un blog.

Infografía realizada gracias al proyecto ionz.com.br.

Planté mi primer y único árbol cuando tenía seis años, junto con otros niños de clase. En el colegio al que asistía compraron unos terrenos anexos y entre todos los alumnos creamos un gran parque. Hoy, esos árboles continúan creciendo allí.

28 años después, completé la segunda parte de la popular frase. Esta vez con ayuda de mi mujer. A día de hoy, el resultado de aquel encuentro tiene casi dos años de edad. Y también continúa creciendo.

Así que podría decir que, de esta antigua ecuación verbal, dos terceras partes ya las he completado. La tercera, esa que históricamente hablaba de escribir un libro, ha cambiado mucho en los últimos años.

Escribir un libro y conseguir que te lo publicasen era una de las cosas más difíciles del mundo, por lo que tus sueños de conseguir una vida plena y realizada se iban al garete por incumplir la tercera parte del dicho. Entonces, siempre que querías publicar algo, eran unos señores con corbata los que decidían. Sólo ellos sabían lo que era interesante y lo que no. Y eso tampoco garantizaba que todo lo que saliera publicado en formato libro de papel fuera digno de ser leído. Desengáñate, el libro tradicional está sobrevalorado en la sociedad actual. En realidad, sabiendo que en España se publica un libro nuevo cada 6 minutos, no es dificil llegar a la conclusión de que la gran mayoría de esos libros son una auténtica basura que no vale la pena leer.

La red, por lo tanto, y los cambios que ha producido en nuestra cultura así como las formas de expresarla, te permiten sustituir esa tercera pata  de la ecuación por “escribir un ebook”, por ejemplo; algo infinítamente más sencillo que intentar superar las fases del negocio editorial. Escribes tu texto, lo pasas a pdf u otro formato, lo subes y lo distribuyes tú mismo gracias a las redes sociales u a otras plataformas de publicación y distribución on-line. Y será la gente, y no unos señores en un despacho, la que decidirá si el contenido que les ofreces vale la pena o no. Si es basura o no.

También, evidentemente, puedes sustituir “escribir un libro”  por “escribir un posterous” , “actualizar un videoblog”, “poner información valiosa en tu cuenta de twitter”  o como en mi caso y en el de millones de personas en todo el mundo, simplemente “escribir un blog”.

Así que, con estas palabras que ahora lees, escribo el primer post oficial de este blog, el mío. Un conjunto de relfexiones sobre como estamos rodeados de ideas, personas y tecnologías que están cambiando nuestra visión del mundo y la relación que tenemos con él.

Con este espacio virtual completo esa tercera pata que me hará llevar una vida más plena y realizada. Espero, al igual que las otras dos partes del dicho, que siga creciendo sin parar.

Y si este blog es interesante o no, terminarás decidiéndolo tú. Y no unos señores con corbata. Gracias por leerme.

6 Comentarios

  1. Álex:

    Yo, como sabes, también soy uno de aquellos chavalines que plantaron un pino ciprés en la Montaña del Huevo hace unos [muchos] años, y también he tenido una hija. Sin embargo, lo de escribir un blog se me hace bastaaaante cuesta arriba.

    Así que te deseo toda la suerte del mundo en este nuevo proyecto.

    Un abrazo y nos leemos!

  2. tomas:

    Gracias Alex. Llevo mucho tiempo planificándolo y siempre con muchas dudas de si ponerlo en marcha o no. Al final, me he decidido y aquí está. Espero que guste! Abrazos a los cuatro!!!

  3. Juan Miguel Ferrándiz:

    ¿Que los árboles siguen creciendo? Yo creo que antes de que estallara la burbuja los curas lo vendieron para urbanizarlos. Por cierto que hay un parque que se llama Juan Pablo II detrás del colegio. Lo cerraron al poco de inaugurarlo por una plaga de pulgas, parece que nadie se acordaba que ahí es donde estaban las cabras del “Capi”.
    Besos.

  4. Mucha suerte con el blog… además de mucha inspiración, muchas letras y mucho cariño; que de eso seguro que no te va a faltar. Un abrazo, monstruo.

  5. maria dolores:

    Pues vaya, vaya¡¡¡¡¡ Sí que lo llevabas en secreto lo del proyecto este¡¡¡¡¡¡ Ya me irás contando como evoluciona aunque, como pasa con los árboles y con los hijos, plantarlos y tenerlos, es lo más fácil.

    ¡¡¡¡¡Es después que exigen muchos cuidados y dedicación¡¡¡¡¡¡¡¡

    Suerte y besos

  6. ferraj:

    Hola Tomás!!! Que tal todo? Espero que muy bien.
    Yo soy de tu época y como tú, planté un árbol cuando iba al colegio, años a y puse una semillita hace unos meses y ahora tengo una niña preciosa!!!!
    Lo de escribir un blog ya va a ser más jodido pero lo que sí que haré es hcerme gran segudor del tuyo.

    Un abarazo fuerte para tí y para Susana.

    Ferran

Deja un comentario

*
* (prometo no publicarlo)