No somos Silicon Valley, aunque talento nos sobra

Leo un artículo en Cotizalia que resume claramente y en sólo 5 puntos por qué en España nunca se creará algo parecido a Silicon Valley. En realidad, el mero hecho de plantearse escribir un articulo así viviendo en un país en dónde el 70% de los estudiantes universitarios quieren ser funcionarios, ya da bastante risa. Y no sólo la actitud de los universitarios españoles dista mucho de la de los licenciados estadounidenses; entre otras razones  jamás seremos como Sillicon Valley por el escaso apoyo de los políticos, la ley Sinde o la desconfianza de los inversores a la hora de financiar proyectos innovadores que no hayan sido testados previamente y estén dando beneficios.

Sin embargo, talento, lo que se dice talento, no nos falta. Eso es cierto. Dicen que de las 400.000 cerebros de todo el mundo que cada año llegan a Estados Unidos, un número importante salen huyendo de España sabiendo que aquí las oportunidades de iniciar su propia start-up, poner en práctica su idea o desarrollar lo que realmente les motiva, son más bien escasas.

Hoy, sin ir más lejos, he encotrado un proyecto ideado por un estudiante de ingeniería Español afincado en Suecia (otro que está fuera del país) y ya ha llamado la atención de alguno de los blogs de tecnología más importantes a nivel internacional. Se trata de un Gadget para Spotify que todavía no tiene nombre propio pero que es realmente singular. Una especie de aparato de radio futurista que, a través de la Tecnología de Identificación por Radiofrecuencia (RFID) es capaz de reproducir las listas de tu cuenta de spotify que previamente han sido grabadas en una especie de minidiscos a través del usb de tu ordenador.

Técnicamente es complejo de entender para los que somos vírgenes en estos campos, pero al parecer es bastante simple. Tienes varios discos físicos que se conectan mediante iman al aparato y que previemanete han sido sincronizados en tu ordenador. Los pones y el aparato comienza a reproducirlos por el altavoz, tal y como se ve en el vídeo de arriba. Encontrarás muchos más datos y mejor explicados en el blog de Jordi Parra, que así se llama el cerebro que está detrás de este invento y que de momento parece estar dando que hablar.

El caso de Jordi no es único. Quizá a quí este chico no desarrolle su carrera debido en gran parte a la ineptitud de nuestros políticos, la escasa financiación para aventuras de este tipo y un sinfín de razones, pero por lo menos sabemos que de talento creativo e innovador vamos sobrados.

Deja un comentario

*
* (prometo no publicarlo)