Los tres estados de una canción: sólido, líquido y gaseoso

A través de MonkeyZen me entero de una idea curiosa relacionada con el mundo de la música. Se trata de Playbutton, unos minireproductores con forma de chapa pensados para albergar el disco completo de un grupo, es decir entre las 12 y 15 canciones. El contenido no se puede borrar ni descargar y queda grabado para siempre en su interior. La chapa viene con conector para auriculares y botones de paro, rebobinado y play. No es que vaya a ser una auténtica revolución, y ni mucho menos creo que se convierta en una solución definitiva para todos los despropósitos de la caduca industria musical, pero por lo menos es una idea original que bien planteada puede seguir vendiendo discos en estado sólido.

Y esta refelxión me llevó a pensar que en realidad la música goza actualmente de tres estados, como el agua: el sólido, el líquido y el gaseoso.

El estado sólido es el que nos ha acompañado siempre y que hoy comienza formar parte del pasado: el soporte físico. Un estado pensado para alimentar básicamente a la industria de la copia y del cual han estado aprovechándose todos los que formamaban parte intermedia de una gran cadena que terminaba por encarecer cada disco, haciéndonos pagar el pato a los usuarios finales. Aquí da igual el formato del soporte, puede venir en CD o en chapita fashion, e incluso parece que el vinilo tiende a  recuperarse, aunque tiene toda la pinta de ser otro intento de las grandes discográficas de seguir sacando tajada volviendo a recuperar y poner de moda un formato más complicado de duplicar que el CD.

El estado líquido de la música empezó cuando Karlheinz Brandenburg desarrolló  el formato mp3 y los pesados archivos musicales pudieron comprimirse con una pérdida de calidad apenas apreciable para los oídos de los mortales. El mp3 entró en nuestras vidas y se convirtió en el antes y el después, en la peor pesadilla jamás imaginada por los ejecutivos de las discográficas. Gracias al mp3 con los años hemos poseído archivos en nuestro ordenador que movíamos a nuestro antojo. Como si de un líquido se tratara, pasaban del pc de casa al reproductor de mp3, del reproductor al diso duro multimedia, del multimedia al portátil, del portátil al pendrive, e incluso los grabámos en cd’s haciendo que pasaran del estado líquido al sólido en cuestión de minutos.

Y por último tenemos el estado gaseoso. Este estado musical tiene pinta de ser el que escriba el futuro. En el estado gaseoso ya no poseemos archivos mo3. La música se gasifica, está en la nube. Revoloteando por nuestros diferentes dispositivos pero sin estar en ninguno de ellos en concreto. La música en streaming, abanderada del estado gaseoso, va ganando terreno y comienzan a lidiarse las primeras batallas. En USA corren rumores desde julio que apuntan a que Apple, con itunes, quiere pasar del estado líquido al gaseoso impidiendo así la entra de su mayor competidor europeo, Spoitfy que anunció hace muy poco su nada desdeñable cifra de 10 millones de usuarios, sólo en Europa de los cuáles un 5% son suscriptores.

Este estado no gusta a todo el mundo. A muchas discográficas la idea de disfrutar de música en streamig a cambio de publicidad o pagando precios razonables por suscripción, no les hace ni pizca de gracia. Y es que ya se sabe, el pastel de las copias era muy grande y se lo repartían entre unos pocos, que generalmente estaban en medio y se llenaban los bolsillos a costa del talento de muchos músicos.

Así que, si el futuro es el estado gaseoso, se acabaron los pasteles.

2 Comentarios

  1. quiero los tres estadosssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssss

  2. cghauç

Deja un comentario

*
* (prometo no publicarlo)