Lo que la innovación puede hacer por el sexo

 

Practicar sexo separados por miles de kilómetros es algo que muchas parejas y no tan parejas empezaron a poner en práctica desde que se inventaron maneras de comunicarse a larga distancia. Primero fueron conversaciones a través del teléfono y después llegó internet, lo que multiplicó las posibilidades. Eso unido al imparable desarrollo tecnológico de los últimos años ha dado como resultado, además, todo tipo de gadgets sexuales que conectados a un ordenador pueden hacer las delicias de las parejas más atrevidas. Pero lo que Durex Australia acaba de presentar como experimento no sólo me parece una buena propuesta sino que además es muy  factible y fácil de poner en práctica. En primer lugar por se trata de ropa interior de apariencia normal pero que esconde un enorme potencial. Y en segundo lugar porque ya no se trata de proponer a tu pareja la compra de un juego de vagina multiusos USB junto con un contundente pene de plástico preparado para su conexión online lo cual, según como se mire, puede resultar algo extraño.

Foto de la ropa interior desarrollada por Durex

El conjunto de ropa interior masculina y femenina de Durex está repleta de sensores vibradores que reaccionan tocando la pantalla de tu iphone. Así de sencillo, aunque por las caras de los protagonistas del vídeo parece ser que la cosa funciona e incluso, tocando mucho, puede llegar a ser muy placentero. No me extrañaría nada que en un breve periodo de tiempo la idea la apliquen diferentes marcas de ropa interior y se pueda adquirir en cualquier tienda de barrio. De momento, es sólo experimental y tú te puedes convertir en conejillo de indias aplicando en la página de Facebook de Durex en Australia.

Que ustedes lo disfruten.

Lo leí en Mashable

Deja un comentario

*
* (prometo no publicarlo)