La moda inteligente cada vez más inteligente

 

Foto de un bebé con el parche creado por la empresa MC10

El producto que descubrí la semana pasada a través de Wired, lleva el concepto de “wereable technology” al extremo. Se trata del próximo lanzamiento por parte de la compañía MC10 de un tatuaje removible capaz de medir tu actividad diaria enviando la información a una aplicación de tu móvil: puedes conocer en tiempo real tus constantes vitales, tu nivel de hidratación e incluso la temperatura corporal. Sólo tiene 0.8 micrómetros de grosor, lo que viene a ser más fino que una de esas calcomanías que salen en las patatas. No se trata de un prototipo sino de una realidad que saldrá a la venta en los próximos días y que abre todo un mundo de nuevas posibilidades. Si eres padre, imagina tener a tu bebé muy enfermo y poder controlar su fiebre sin necesidad de estar poniéndole un termómetro cada hora. Y eso es sólo el principio.

De todos los nuevos proyectos que que he visto últimamente, MYO es también uno de los que más me ha sorprendido. MYO es un brazalete que una vez puesto te permite controlar los gadgets de tu entorno moviendo manos y brazos. Aunque queda muy bien si estás en el Enterprise, sinceramente creo que se hace difícil situarlo en un contexto cotidiano. No me veo moviendo los brazos por la oficina para encender y apagar luces, entrar en mi ordenador, poner en marcha el aire acondicionado o sacar de la máquina mi café de las mañanas. Sin embargo, sí le veo infinidad de aplicaciones en el ámbito de la integración social para personas con discapacidad. Alguien con movilidad disminuida, por ejemplo en silla de ruedas, podría controlar muchas cosas tan solo haciendo diferentes gestos con sus brazos, sin necesidad de tener que desplazarse. MYO se lanzará a finales de 2013 aunque ya se puede reservar en la web. Y si ves el vídeo de presentación posiblemente te entren ganas de comprarlo.

 

El término “wereable technology” no es nuevo ni mucho menos. Comenzó a cobrar relativa importancia hace ya varios años y hasta la fecha son muchos los productos que se consideran parte de la categoría. Aunque quizá el abanderado de esta revolución, aunque ha sido uno de los últimos en llegar, es Google Glass un proyecto que se presentó hace unos meses como prototipo y que hace sólo dos semanas anunció su lanzamiento oficial, que se hará en breve y por rigurosa lista de espera. De momento, los desarrolladores pueden conseguirlas por 1500 euros y es lo más próximo a Minority Report de lo que podremos estar hoy en día. Las gafas de Google se activan a través de la voz de su dueño, son capaces de grabar vídeo, tomar fotografías, mostrar direcciones GPS, resultados de búsqueda e incluso compartir contenido en tus redes sociales justo delante de tus ojos y tan sólo dando las correspondientes órdenes. En el vídeo de abajo puedes ver el uso real del producto, aunque debo decir que hay algunas imágenes que parecen ficcionadas. En cualquier caso, la revolución está aquí e irá a más. Y aunque Glass sea un proyecto que me apasiona también le encuentro ciertas dificultades a la hora de encajar de manera masiva desde un punto de vista cultural y legal. Tal y como funcionan las cosas en algunos países parece que su camino no estará exento de ciertas dificultades. Legalmente os pondré un ejemplo; hace poco en un aeropuerto casi me llevan a la garita de la guardia civil por querer grabar con el móvil, así que no sé como se tomarían algunas autoridades el hecho de presentarte con unas gafas que pueden grabar cada paso que das. Habrá que ver.

 

Todos se han subido a la ola de la “wereable technology”. Parece que definitivamente Apple sacará su reloj inteligente a finales de año, se supone que para intentar capear el temporal y remontar un 2013 que no ha comenzado bien debido en parte a las ventas del iphone 5. Entre otras cosas se rumorea que podrá hacer llamadas o medir tu ritmo cardíaco, así sabrás si cuando te llama tu novia se te acelera el corazón o por lo contrario te da un infarto. Supongo que el iWatch está pensado además para intentar neutralizar el efecto google glass y los constantes comentarios en los medios sobre la pérdida del factor “cool” que Apple está sufriendo. Y antes que iWatch fue Pebble, el reloj que empezó la carrera y que tras el anuncio de Apple parece que tiene todas las de perder. Pebble consiguió más de 10 millones de dólares para su desarrollo a partir del micromezenazgo en Kickstarter. Hoy los primeros inversores de la plataforma ya disfrutan del suyo y en lista de espera hay más de 85.000 personas que seguramente se estarán preguntando por qué demonios Apple saca el suyo a estas alturas.

 

Los dispositivos que miden tu salud y tus constantes vitales también se multiplican cada día. Fitbit es uno de ellos y además de mostrarte las calorías que quemas y comes (entre otras muchas cosas) también monitoriza el sueño, lo cual os puede ser de gran ayuda para aquellos que os pasáis la noche jugando a la consola. Fuelband, la pulsera de Nike es otro ejemplo. Llegó hace ya un par de años y marcó el camino a los gadgets que miden tu estado de salud. Y aunque goza de mucha popularidad son muchos los que opinan que no está al nivel de Fitbit. La pulsera de Nike viene precedida del éxito de Nike+, el que es quizá el primer ejemplo de “wereable technology” masivo y que hoy utilizan millones de corredores en todo el mundo. Nike+ no para de evolucionar. Hoy puedes adquirirlo incluso con forma de reloj o utilizarlo para realizar entrenamientos a través de kinect.

Ejemplo hay cientos. Y continuarán creciendo. ¿El futuro? Pues el futuro creo lo retratan muy bien en el capítulo 3 de la primera temporada de Black Mirror, en donde un dispositivo instalado tras el oído, por debajo de tu piel, permite grabar a través de tus ojos todos tus recuerdos y rememorarlos en cualquier momento y cualquier dispositivo. Asusta un poco y quizá sea muy exagerado. Pero pensad una cosa ¿alguien se podía imaginar hace 10 años que la vída se pudiera grabar con unas gafas?

 

1 comentario

  1. En el momento que Glass se generalice entre la sociedad, empezará a asomar de forma mucho más visible que ahora, la brecha que esta por venir entre los humanos. Los conectados y los no conectados. Esto pasará y en ese momento las relaciones entre todos nosotros cambiarán radicalmente en todos los ámbitos de la vida.

    Seguro que te suena la escena de estar en una cafeteria y que haya 4 amigos en la misma mesa mirando su móvil en silencio. Esto era surrealista hace 5 años y ahora es una realidad.

    Glass creará nuevas relaciones y destruirá otras. Eso no es malo ni bueno, es una revolución que viviremos. Y todo eso sin mencionar el grafeno, pero eso ya es otro tema…

    Saludos!

Deja un comentario

*
* (prometo no publicarlo)