Educar en digital

 

La semana pasada apareció un nuevo spot del iPad 2. Y esta vez no se andan con rodeos y van al grano incidiendo directamente sobre las enormes posibilidades que la tablet de Apple tiene en el ámbito de la educación.

Como a todo padre me preocupa la educación de mi hijo. Y como a todo padre, cada vez me inquieta más el futuro que tiene por delante. Un futuro que, dejando a un lado todo lo negativo, está lleno de infinitas posibilidades a las que le tocará enfrentarse con una mentalidad abierta, global y preparada para los constantes cambios que se sucederán en ciclos de tiempo cada vez más cortos.

Yo no soy quién para hablar de cómo nuestra sociedad debe afrontar hoy los retos de la educación de nuestros hijos. Para eso no hay nadie mejor que Sir Ken Robinson, uno de los pensadores más importantes sobre el tema , y con el que cada día comulgo más. Pero sí que me gustaría incidir en la importancia y el papel transcendental que la tecnología y el uso de las nuevas herramientas pueden tener en el ámbito educativo.

Sinceramente y como amante de la tecnología, pienso que algún día mi hijo, que ahora tiene sólo 2 años y medio , acabará aprendiendo con una tablet en la mano. Y si no lo hace en el colegio me aseguraré de que lo haga en casa. No es que tenga nada en contra de los libros, ni mucho menos. Son, al igual que la tecnología, una herramienta cuyo éxito o fracaso dependerá de quién las utilice, cómo y para que fin. Personalmente encuentro inevitable comparar los libros de texto que se emplean en las escuelas, con un dispositivo que en solo un par de años ha conseguido poner en nuestra manos el mundo entero. Y lo ha hecho de una manera accesible, con un nivel de usabilidad nunca antes visto y unas soprendentes posibilidades de interacción, generando con ello una experiencia única y una inmersión total en el contenido que se está consumiendo, sea el que sea.

España además tiene otro gran problema con los libros de texto. Y no lo digo yo. Lo dicen miles de padres. Se trata del oligopolio de las grandes editoriales y el constante abuso en el precio, que obliga a realizar anualmente un gasto además de desorbitado, innecesario. A todo esto se le suman las decisiones incompetentes del gobierno actual, y me atrevería a decir que también de futuros gobiernos, incapaces de introducir la tecnología en las escuelas de forma razonada y razonable, aventurándose a misiones imposibles con tal de conseguir un puñado de votos. Lo de la introducción de los mini-portátiles en las escuelas además de un gran error de gestión, ha demostrado que nuestros políticos tienen una visión nula a la hora de identificar cuáles serán las herramientas que en el futuro mejor podrían ayudar en la educación de nuestros hijos.

En este caso, creo que cuando utilizas un mini-portatil y un tablet, enseguida descubres las enormes diferencias que existen entre uno y otro a la hora de aprender. No sólo desde el punto de vista de la usabilidad y la interactividad sino también, y a día de hoy, en cuanto a la cantidad de contenido que existe para ambos. En este post publicado en Innovative Scholar enumeran algunas de las razones por las que el iPad podría ser la herramienta perfecta en las escuelas potenciando junto con el profesor la creatividad de los niños. Y esto sólo acaba de empezar. Si sois usuarios y exploráis un poco las aplicaciones educativas que se pueden encontrar, os daréis cuenta de que prácticamente son inacabables. Geometría, cálculo, historia, matemáticas, música, astronomía, ciencias, idiomas… Incluso a nivel preescolar, existen aplicaciones que lo convierten en una herramienta además de efectiva, maravillosa a la hora de aprender.

Pero como todo el mundo sabe, las herramientas no sirven de nada si tras ellas no hay personas y sociedades preparadas para ponerlas en práctica y emplearlas bien. En primer lugar, los padres, que hoy más que nunca deben de tener una mentalidad abierta al cambio. Una manera de pensar ágil, versátil y consecuente con el futuro que nos encontraremos en donde la tecnología tendrá cada vez un lugar más importante. Y después, los profesores, que más allá de meros transmisores de contenidos deben de estar dispuestos a formar a nuestros hijos, primero como personas, y después como seres curiosos y selectivos con la información, generando en ellos inquietudes suficientes para enfrentarse a los retos y a los continuos cambios que nos depara la nueva sociedad.

Y junto a todos ellos, la tecnología, que bien utilizada les abre las puertas de un mundo lleno de infinitas posibilidades.

4 Comentarios

  1. maria dolores:

    Me encanta todo lo que planteas¡¡¡¡ TOMÁS FOR PRESIDENT¡¡¡¡¡ (se nota que soy su hermana, eh???’)

    Besotes wuapetón¡¡

  2. Mª Angeles:

    Jolin Tomás, QUE POTENCIAL!!! Excelente. Estoy con Loli (se nota que soy the best friend of his sister, no??

    Un besin

  3. Gustavo Insa:

    Estoy totalmente de acuerdo. Espero que tu inclinación lógica por el ipad, no desluzca el concepto que tan bien has expuesto.

  4. Estoy de acuerdo con los expuesto a cerca del ipad, ya que es una herramienta que permite que los estudiante de nivel inicial, puedan motivarse más al aprendizaje, mediante la tecnología actualizada y globalizada, esta debe ser utilizada por personas y profesores con la preparación que se requiere para ponerla en funcionamiento para que sea eficaz, ya que la tecnología tendrá cada vez un lugar mas importante, por que un profesor bien preparado tiene la responsabilidad de preparar y a formar mejor a sus alumnos como persona y luego seres curiosos e investigadores y selectivos con la información, generando en los alumnos inquietudes suficiente para enfrentarse a los resto que exigen los nuevos tiempo y nuestra sociedad.

Deja un comentario

*
* (prometo no publicarlo)