Dos productos que te hubiera gustado inventar a ti

Reconozco estar enganchado a Kickstarter. Para quien no lo conozca, se trata de una de las primeras plataformas que pusieron en práctica el concepto de crowdfunding, la financiación de proyectos e ideas a través de pequeñas aportaciones económicas por parte de individuos que, a cambio, reciben algún tipo de bien material  cuyo valor va en función de la cantidad donada. Con tu aportación a un proyecto puedes, desde conseguir una camiseta conmemorativa, hasta llegar a tener una participación como socio fundador. Los proyectos tienen una fecha límite de recaudación, y se harán realidad sólo si consiguen el dinero que necesitan antes de la fecha acordada.

Prácticamente cada semana, paso por Kickstarter un par de veces para ver qué se cuece, y os aseguro que de la web salen algunas de las ideas, productos y proyectos más interesantes que corren por la red. Los dos últimos que me han llamado la atención lo hacen por su simplicidad, algo que no les ha inpedido recaudar en menos de 24 horas el dinero necesario para llevarlos a cabo.

El primero de ellos soluciona uno de los grandes problemas de la humanidad durante la historia reciente: la organización de los cables de los aparatos electrónicos. Así es, quién no ha mirado alguna vez en uno de sus cajones para buscar un cable USB y se ha visto envuelto en una auténtica maraña de cables desorganizados y cargadores de diferentes dispositivos enredados entre sí . Sistemas para organizarlos hay muchos, pero ninguno tan efectivo como los Recoil Winders. El vídeo bajo estas líneas lo explica de forma muy visual. Simple pero efectivo, y con pinta de triunfar en todo el mundo.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=7qo910E1NcU[/youtube]

El segundo producto tiene además el honor de haberse convertido en uno de los primeros proyectos de Kickstarter que superaron el millón de dólares de financiación en menos de 24 horas de subirse a la plataforma. De hecho llegaron a conseguir más de un millón cuatrocientos mil dólares, lo que les asegura su producción en masa. Se trata de Elevation Dock, de la compañía Elevation Lab;  el producto no es más que una base para ipod/iphone; en principio nada especial si no fuera porque, el iphone no se queda “enganchado” a la clavija de conexión sino que queda “flotando” gracias a una conexión que apenas ejerce fricción sobre la base del teléfono, lo que permite ponerlo y quitarlo con suma facilidad. Si a eso le sumas que puedes ponerlo a cargar con o sin la carcasa del teléfono, el nuevo producto acaba con los dos principales problemas de este tipo de bases. Para más detalles mirad el vídeo y entenderéis de lo que hablo.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=Xg9xgSLfz2A[/youtube]

De momento, de los dos productos, yo ya he pedido un par de Recoil Winders. No arreglarán la maraña de cables que hay en uno de mis cajones, pero al menos podré llevarme de viaje dos de ellos sin que acaben enrollados entre mi ropa interior. Esto es una prueba a ver qué tal.

 

Deja un comentario

*
* (prometo no publicarlo)