Dale un sentido a tus redes sociales

 

Foto de una jeringuilla con el logotipo de Facebook serigrafiado

Una de las cosas que suelen suceder cuando internet forma parte de tu vida laboral y personal es querer probar todas las nuevas posibilidades que la red te ofrece cada día. Herramientas, servicios, aplicaciones, redes sociales…tras varios años te das cuenta de la gran cantidad de perfiles que tienes abiertos y, casi sin quererlo, con el uso diario acabas haciendo una clara discriminación entre unos y otros, descartando aquellos que no terminan de aportarte nada nuevo y dándole sentido a otros, haciendo que con el paso de los años estos últimos cumplan cada uno un objetivo dentro tu vida on-line. Por ejemplo muchos de los abandonos en redes sociales, se producen en gran medida porque se comente el error de duplicar la información que se pone en cada uno o intentar buscar en una red lo mismo que te ofrecen otras. En más de una ocasión he escuchado eso de “¿por qué me voy a abrir una cuenta en Twitter si ya tengo una en Facebook?” o “Me abrí un perfil en Google+ pero la dejé porque no estaba ninguno de mis amigos”. Tener varios perfiles en redes sociales para postear en todos ellos la misma información, o para seguir a las mismas personas que ya sigues en otros canales, o incluso para leer los mismos posts, acaba convirtiéndose en un sin sentido que con el tiempo obliga a abandonar las cuentas quedando una sensación de cierta decepción al no haber exprimido, en la gran mayoría de ocasiones, todas las posibilidades que cada una ofrece.

Yo con los años he encontrado el sentido a aquellas de las que hago un uso más intensivo. Cada una me aporta algo diferente y entre todas complementan mi experiencia online. Os pongo como ejemplo alguna de las redes sociales que utilizo actualmente, para qué las utilizo y cómo.

Facebook.

Desde hace tiempo decidí utilizarla como una red absolutamente frívola e intrascendente. No es una crítica, es una realidad que he ido comprobando con el tiempo. Descubrí que aquellos estados con contenido relacionados con mis hobbies, mi profesión o mis intereses apenas tenían interacción con el resto de personas, así que decidí comenzar a colgar contenido más superficial, cosas que me divirtieran, me parecieran curiosas o me sorprendieran. De vez en cuando y debido a su potencial viral, Facebook me sirve también para publicar contenido del que espero conseguir cierta difusión, porque como altavoz es, junto a Twitter, el mejor que existe en la red. No soy de los que ponen aquí su vida personal. No me gusta. De hecho me incomoda y soy bastante celoso con mi vida privada, así que a diferencia de muchos usuarios es muy difícil que en mi muro veas fotos de mis vacaciones o mi familia. Y no le busco tres pies al gato. Un día estuve a punto de abandonar hasta que decidí darle un uso más lúdico. La interacción creció y me lo empecé a pasar bien. Diariamente entro varias veces y paso un buen rato. Sin más pretensiones.

Twitter

Comencé en Twitter a principios de 2009 y con el tiempo he ido reconduciendo su uso. Cuando comencé decidí ser muy selectivo a la hora de escoger a las personas y los medios a los que sigo con tal de intentar crear un timeline de la máxima calidad que respondiera fielmente a mis gustos. Y sigo así. De hecho cada cierto tiempo hago limpieza virtual intentando sacar a todos aquellos que han dejado de aportar cosas interesante. Twitter se ha convertido en mi herramienta principal de información. Es lo primero que consulto cada mañana para estar al día de diversos temas. En mi timeline se distribuyen por igual tweets relacionados con mi profesión, tweets de noticias de actualidad y también tweets referentes a mis hobbies e intereses. Es curioso como, además, con el paso del tiempo el hecho de seguir a numerosos periodistas, medios de comunicación y personas que exponen sus opiniones y tendencias políticas abiertamente, haya hecho que en más de una ocasión utilice mi cuenta personal de Twitter para dar mi opinión o manifestarme de forma rotunda sobre temas de actualidad, sobretodo referentes a la política. Así que, recorriendo mi timeline, no hace falta ser muy listo para adivinar cuáles son mis colores y de qué pié cojeo.

un tweet de mi timeline en Twitter

Google+

Una inmensa mayoría todavía dice eso de “no estoy en google+ porque no hay nadie” y la verdad es que no saben lo que se pierden. Las posibilidades que ofrece, desde mi punto de vista, tienen un potencial que sobrepasa con creces todo lo que Facebook puede ofrecerte. Sobre todo desde un punto de vista profesional. Google+ más allá de ser una red social se puede convertir en tu herramienta de trabajo en equipo preferida. Lo primero que me convenció fue la facilidad para crear círculos, algo que Facebook ya hacía de manera complicada, y que la gente de goolge supo solucionar basando en ello su punto fuerte. Clasificar a tus contactos en diferentes círculos y poder compartir con cada círculo diferente información es muy útil cuando colaboras en algún proyecto a distancia con varias personas. Eso sumado a los hangouts, la herramienta gratuita de videoconferencia que mejor funciona, lo convierten en una plataforma genial para colaborar. Si aún no has hecho un hangout te sugiero que lo pruebes. Puedes agregar a la videoconferencia diferentes aplicaciones que enriquecen y mejoran aún más la experiencia, tienes la posibilidad de compartir el documento que escoas de tu escritorio y puedes trabajar en tiempo real sobre un documento de google docs junto con el resto de asistentes al hangout. Y si a eso le sumas la posibilidad de comentar ámpliamente todo aquello que posteas, goolge+ adquiere además una dimensión de blog personal perfecta por si no quieres abrir tu propio espacio de publicación.

Página de Perfil de Tomás Ferrándiz en Google Plus

 

Linked’in

En Liked’in solo gestiono contactos profesionales y contenido relacionado exclusivamente con la publicidad, sector en el que trabajo. La verdad es que esta red funciona a las mil maravillas si lo que quieres es relacionarte con personas de tu mismo sector. A través de linked’in me han contactado muchas personas para hablar de nuevos proyectos, ofertas, oportunidades o simplemente enviarme sus C.V. La verdad es que entro una vez por semana aproximadamente y quizá no potencie el perfil todo lo que debería, pero sé de personas muy activas en esta red que aprovechan al máximos todas las oportunidades que ofrece.

El perfil de Tomás Ferrándiz en Linked'in

 

Youtube y Vimeo

Suscribirte a los canales que te gustan y estar dentro de alguno de los grupos que suben vídeos relacionados con tus intereses es lo mejor para tener una televisión personalizada. Es lo que hago yo. En youtube muchas de las publicaciones tecnológicas que sigo como The Verge o AllThingsDigital tienen su canal de vídeos donde diariamente cuelgan reviews de nuevos productos o noticias. Y después tienes los canales de las grandes cadenas de TV, con contenido nuevo a diario. En Vimeo, dado que uno de mis hobbies es la creación y edición de vídeo, sigo a muchos realizadores que han hecho de las cámaras HDSLR su opción, así como grupos en los que se cuelgan vídeos sobre realización amateur, trucos y consejos. Aquí es donde subo mis creaciones de vídeo porque me parece un espacio serio, profesional y que funciona de forma ágil y sin errores.

Para ver todos esos vídeos y canales de ambas plataformas en un sólo lugar puedes utilizar una aplicación tipo Showyou, para iPad, que permite ver ambas plataformas convirtiéndose en una revista audiovisual hecha a tu medida.

 

Pinterest

Al poco de salir Pinterest escribí sobre su tendencia claramente feminina. Meses después de aquél artículo confieso tener cierta adicción e esta res. Empecé siguiendo tablones de tecnología pero descubrí que no me aportaba nada nuevo. Pero poco a poco ha ido derivando y se ha convertido en un lugar donde básicamente acudo en busca de inspiración visual y, sobre todo, gadgets, complementos y objetos que desearía poder tener algún día. A diferencia de otra mucha gente, no lo utilizo como servicio de bookmarking, para eso ya tengo Zootol que me parece una herramienta excelente para tal fin y me permite tener todos mis sitios de interés bien agrupados y clasificados con la posibilidad de buscarlos y encontrarlos de manera sencilla siempre que quiera.

Página de perfil de Tomás Ferrándiz en Pinterest

Así que ya véis. Tener varias redes sociales activas no es mejor ni peor. Todo depende del uso que hagas de ellas y de encontrarles su función particular dentro de tu vida on-line. Si lo consigues le sacarás rendimiento a cada una de ellas. Si no, puedes acabar, como muchos, con una cierta sensación de frustación que potenciará tu mala opinión sobre ellas.

 

Deja un comentario

*
* (prometo no publicarlo)