Convertir containers oxidados en huertos verdes

No se puede negar que los huertos urbanos están de moda. Miras para arriba y puedes ver que cualquier balcón o terraza que tenga dos palmos de tierra en una maceta tiene plantados unos exquisitos tomates a los que les han colocado sus correspondientes cañas. Cualquier lugar de una gran ciudad puede ser el lugar perfecto para plantar unas lechugas. Y si no que se lo digan a los taxistas de Barcelona. Y es que cada vez hay más gente que se une a un movimiento que no para de crecer

Y si al hecho de utilizar tu balcón como huerto, o utilizar espacios públicos para sembrar frutas y hortalizas, le sumamos una idea brillante e innovadora y la última tecnología, el resultado se llama Podponics. Podponics es una start-up con sede en Atlanta que convierte containers deshechados en auténticos huertos urbanos de alta tecnología con capacidad para hacer crecer casi cualquier vegetal. La idea es de Matt Liotta, antiguo desarrollador de software reconvertido en agricultor con muchas ganas de hacer algo bueno por el mundo.

Los cultivos de cada container son hidropónicos lo que significa, a grandes rasgos, que no utilizan tierra, sino una solución de agua con minerales que contiene todos los nutrientes que la planta necesita para crecer. La capacidad de producción de cada uno de ellos es increíble ya que el espacio interior y la distribución a tres niveles permite generar cultivos que pueden abastecer a muchas familias. Esto, sumado al hecho de que pueden situarse cerca de sus lugares de consumo evitando gastos de distribución, lo convierten en un producto de gran calidad que puede llegar a venderse a precios razonables. La tecnología que controla el cultivo añade los nutrientes cuando se van necesitando, controla la intensidad de la luz a través de la regulación de paneles de LED, evita el uso de pesticidas y permite ahorrar agua.

De momento parece que la idea funciona muy bien: han vendido numerosos containers a varios ayuntamientos americanos que los instalarán en sus ciudades, consiguiendo también 750.000 dólares por parte de un grupo inversor. No está nada mal.

Fuentes: singularityhub y fastcompany

Deja un comentario

*
* (prometo no publicarlo)