Conocen cada paso que das

 

 

Hace años la película Enemigo Público, protagonizada por Will Smith, me causó cierta gracia. El nivel de control que el gobierno de los Estados Unidos ejercía sobre el protagonista del filme era de risa: entre otros, recuerdo sofisticados sistemas de seguimiento aéreo a través de cámaras satélite que eran capaces de verte los empastes de los dientes a más de 10 km de altura. Hoy ya no hace tanta gracia. Porque muchos de esos avances que aparecen en la peli ya son reales. El último y que más me ha llamado la atención es una cámara de 1.8 gigapixeles (no me hagáis calcular cuantos megapíxeles son porque he perdido la cuenta) Pero para que os hagáis una idea, la cámara no puede verte los empastes pero casi.

A una altura de más de 10 k de altura es capaz de realizar fotografías o hacer vídeo en tiempo real de una ciudad completa tal y como puede verse en la imagen de abajo. Y después, desde la base en tierra, los técnicos pueden hacer zoom sobre cualquier área y ver absolutamente todo lo que sucede, identificando mediante software y códigos de color transportes, personas o animales. Es decir, pueden ver desde el pajarito que se posa en un tejado, hasta el corredor de footing se que se para a hacer flexiones en un aparcamiento o incluso la moto aparcada encima de la acera. Y todo con una increíble nitidez y resolución.

Foto de un drone volador con la cámara argus

En el reportaje que tenéis sobre estas líneas, DARPA, la empresa responsable de su creación explica alguno de sus aspectos, pero sólo algunos porque otros son secretos. La cámara en cuestión se denomina ARGUS-IS, y su sensor está hecho a partir de la unión de 368 sensores de 5 megapíxeles, que en definitiva son los que puedes encontrar en cualquier móvil del mercado. La máquina es capaz de crear 600 gigabytes de datos por segundo (eso es mucho) y se instala en drones pilotados a distancia. Sus aplicaciones os las podéis imaginar, tanto las malas como las buenas. Yo prefiero pensar en las buenas e imaginarme cómo, sistemas de este tipo, pueden salvar a muchas personas víctimas de catástrofes naturales, perseguir a los malos desde el aire después de robar un banco o atracar a una ancianita, o crear una red de planos y mapas con mucha más definición del terreno. Las malas no hace falta ni que las comente.

Lo vi en PBS.

Deja un comentario

*
* (prometo no publicarlo)